• Si nunca has oído hablar de Versalles, es que tampoco has oído hablar de Francia.

Palacio de Versalles

Si nunca has oído hablar de Versalles, es que tampoco has oído hablar de Francia. Este espectacular palacio, con una superficie de 67.000 metros cuadrados, se ha convertido en uno de los símbolos del país y también del poder y la riqueza de los monarcas absolutistas que lo gobernaron. En 1979 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Aunque su historia se remonta al año 1623, cuando se construyó una cabaña de cazadores aquí, la edificación del palacio tal y como lo conocemos en la actualidad se llevó a cabo por orden de Luis XIV en 1661. Las obras finalizaron en 1715 y dieron como resultado una maravilla arquitectónica de 700 habitaciones, que esconde salas como los apartamentos de Estado o la Galería de los Espejos, decorada en tonos dorados. Se dice que todo es de origen francés en el palacio, desde los ladrillos hasta los espejos (aunque en realidad los espejos los creó un maestro artesano de Venecia). Cuando realices tu visita, recuerda que el palacio se llena de gente, pues recibe 15 millones de turistas al año. Si quieres evitar las colas más largas, compra tus entradas por internet con antelación y ven en temporada baja y tan temprano como puedas.

  Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información estadística. Si continúa navegando acepta su uso. Más información